¿Eres asertivo? 7 tips para descubrirlo | Fundesem
22 de Julio de 2019

¿Eres asertivo? 7 tips para descubrirlo

Asertividad: ¿conoces algo al respecto de este término? Se trata de la capacidad de autoafirmar los propios derechos sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. Las personas asertivas conocen sus derechos y los defienden, respetando a los demás. Es decir, no van a “ganar”, sino a “llegar a un acuerdo”. A continuación, te damos algunos consejos para trabajar en ser una persona asertiva. Si, tras leerlos, crees que posees esta cualidad, puedes estar de enhorabuena. Te ayudará a progresar en lo personal y en lo profesional. Si no es así, ¡puedes trabajarla!

Expresión y comportamiento externo

Las personas asertivas poseen un habla fluida (no acelerada), sin bloqueos y segura. Expresan tanto sentimientos positivos como negativos, ya que son honestas y poseen autoconfianza. Por ello, tienen la capacidad de pedir aclaraciones, discrepar, aceptar errores y decir ‘no’ si consideran que es lo adecuado.

Pensamiento

Por norma, hablamos de gente que conoce y cree en una serie de derechos para sí y para los demás. Sus convicciones son, en su mayoría, racionales. Son personas predispuestas a empatizar con el otro.

Sentimientos y emociones

Si cuentas con esta cualidad, probablemente goces de una buena autoestima y no te sientas ni inferior ni superior al resto. Además, cuidas las relaciones que te producen satisfacción y tratas con educación a tus compañeros de trabajo. En definitiva, deberías tener la sensación de control emocional. ¿Es tu caso?

Consecuencias en el entorno

La gente asertiva suele frenar o desarmar a la persona que le ataca. No con el ánimo de minusvalorar al otro, sino con el fin de acabar aclarando equívocos. Esto desemboca en que los demás se sientan respetados y valorados. La persona asertiva, por tanto, suele ser considerada como buena, pero no sumisa.

Manejo del estrés

¿Organizas tus tareas en el ámbito laboral y formativo? Es una buena manera de evitar la sobrecarga laboral. Algo propio de las personas asertivas es establecer dos o tres niveles de prioridades (por ejemplo, A = importantes; B = importantes pero aplazables; y C = se pueden delegar).

Asunción de conflictos

Normalmente, mantienen la calma cuando deben afrontar una situación tensa. Actúan con serenidad y sensatez y experimentan poca ansiedad cuando se relacionan con los demás implicados en un problema. Esto les permite gestionar con eficacia los conflictos. Conscientes de que la vida está llena de éxitos y fracasos, son capaces de extraer un sentido constructivo de todas sus experiencias.

¿Qué puede originar la falta de asertividad?

La ausencia de carácter y autoconfianza, la ausencia de metas y objetivos, la dependencia de otros, el permanente ajuste de personalidad para con los demás con la intención de ser aceptados o la incapacidad para reconocer errores son síntomas evidentes de falta de asertividad. Si bien es cierto que las vivencias pasadas han determinado buena parte de nuestros rasgos, las experiencias presentes y futuras y un trabajo personal pueden pulir rasgos de la personalidad que deseen ser cambiados. Se trata de ser constante, positivo y honesto con uno mismo.

En la vida y en el mundo laboral, estamos en constante aprendizaje. Conviene disfrutar del mismo y dejarse sorprender con las lecciones que recibimos. Desarrollar asertividad es todo un valor que te ayudará a evolucionar y crecer como persona y profesional. Tras haber leído este artículo, ¿te consideras asertivo? En caso contrario, ¿tienes el propósito de consolidar ciertos niveles de asertividad en tu día a día? Puedes contarnos cómo ha ayudado o perjudicado tu posición respecto a este rasgo de la personalidad en nuestras redes sociales.

Compartir en
Compartir en