26 de Septiembre de 2018

El MBA, el postgrado más demandado

Según el XX Informe Infoempleo-Adecco, la formación de posgrado más valorada por las empresas es el Master in Business Administration (MBA): según el texto, “en más de la mitad de los casos, la formación en MBA es la que abre la puerta a un nuevo empleo”. La demanda de un profesional con esta formación, además, se cifra en casi un 23%: no es de extrañar que esta formación se posicione en cabeza, por delante de marketing y comunicación, legal, recursos humanos, tecnología y calidad, que cuentan con ratios superiores al 10%. 

¿Qué diferencia al MBA del resto de los Másteres?

Históricamente, esta formación ha estado siempre asociada a directivos, quizás de empresas tradicionales y con perfil senior: sería complicado imaginar a un estudiante recién graduado en esta situación.

No obstante, el paso de los años y la apertura a las nuevas tecnologías han modernizado el perfil del MBA y abierto sus puertas a graduados y directivos más jóvenes, asociándolo a incipientes tendencias como el Big Data, Business Analytics o Marketing Digital.

Escuelas como Fundesem ya han aplicado estas mejoras en sus programas, como se puede ver tanto en el MBA Manager como en el MBA Posgrado, que te permiten elegir especialidades acordes a estas temáticas.

La renovación del MBA es beneficiosa no sólo en términos de edad, sino también de titulación: la visión global de negocio que te aporta no está únicamente restringida a quienes han cursado ADE, Derecho o grados similares, sino que es beneficiosa para encontrar nuevas salidas laborales a graduados en carreras sanitarias o científicas, como Farmacia o Química. 

La diferencia clave entre hacer un MBA o un Máster en cualquier disciplina es precisamente ésa: el MBA se enfoca a todos los sectores de funcionamiento de la empresa, mientras que el Máster te especializa en una temática concreta (desde Dirección de Marketing a Recursos Humanos).  

Esa visión global, asociada a la titulación y experiencia de procedencia, es lo que hace al candidato tan atractivo para la empresa: como comentábamos al inicio del artículo, hay un alto porcentaje de demanda de esta formación tanto para directivos como para técnicos o mandos intermedios, según afirma el mencionado Informe.

¿Por qué elegir un MBA en lugar de un Máster?

No existe un argumento que indique que, en tu caso particular, deberías primar una formación por encima de otra: todo depende de tu plan de carrera.

Es posible que prefieras adquirir experiencia, formarte con un Master especializado (en Marketing Digital, en Asesoría Fiscal, en Logística…) y, posteriormente, cursar un MBA para alcanzar un puesto directivo.

Otra opción es realizar un MBA al graduarse, opción cada vez más valorada por los universitarios, que buscan ser competitivos dentro de la empresa privada. Adquirir esta formación cuando se tiene el hábito de estudio, a la vez que se compagina con el primer empleo dota al candidato de una gran capacidad de trabajo, a la vez que abre sus miras más allá de los puestos más técnicos.

Por todo ello, cursar un MBA puede ser una buena opción dentro de nuestro plan de carrera: la elección más compleja, evidentemente, está en escoger la institución adecuada para realizarlo. 

En este sentido, nuestra recomendación es clara: hay que primar la calidad de los contenidos, el profesorado, el prestigio de la institución y los servicios adicionales que ofrece (por ejemplo, Bolsa de Empleo) por encima del coste de la formación: realizar un MBA es una inversión para toda la vida (laboral).

Compartir en
Compartir en