FBR - El Síndrome Postvacacional y cómo evitarlo

El Síndrome Postvacacional y cómo evitarlo

Sara Torres Cortés

Publicación
Publicado el
10 de Septiembre de 2021

¿Conoces lo que es el síndrome postvacacional?

Seguro que, en algún momento de tu vida, los días anteriores a la vuelta al trabajo empiezas a sentirte triste, agobiado, estresado o desmotivado cuando piensas en la vuelta a la oficina.

Comienzas a tener pensamientos derrotistas, en los que se acentúan las partes negativas de tu trabajo, lo que puede provocarte síntomas como malestar, ansiedad, depresión, palpitaciones, sudoración, hiperventilación, taquicardias, temblores, cambios de humor, etc.

Este síndrome puede darse por diferentes motivos:

  • Trabajar en un entorno desagradable, donde no te gusta tu trabajo o no te sientes valorado.
  • Tener unas vacaciones demasiado largas, tras las cuales, tu mente se ha acostumbrado a otros hábitos fuera de la rutina.
  • Tener un trabajo que te requiera un gran esfuerzo mental o físico.

No obstante, ante estas situaciones puedes llevar a cabo diferentes prácticas que te ayuden a que no aparezca el síndrome postvacacional o aprender a gestionarlo mejor:

Planifica la vuelta del viaje.

Si nos vamos de viaje en nuestras vacaciones, es importante no volver justo el día anterior a la vuelta al trabajo, sino varios días antes. De esta manera, tu cerebro no notará el cambio tan brusco que supone volver a la rutina después de a ver estado de viaje.

Busca razones que te motiven.

Sobre todo, los primeros días y, si no la hay, ¡crearla! Por ejemplo, el primero día de vuelta al trabajo, propón a tus compañeros el ir a tomar algo cuando acabéis vuestra jornada; o podéis organizar un desayuno de bienvenida. Esto te ayudará, cuando tengas pensamientos negativos sobre la vuelta, a apártalos y poner esta ilusión o motivación en su lugar.

Organiza el trabajo antes de irte de vacaciones.

Antes de tomar tus merecidas vacaciones, deja organizada tu vuelta y reserva las tareas más sencillas y que menos esfuerzo te suponen para los primeros días. Así no se te hará tan agotadora la vuelta al trabajo.

Crea hábitos saludables.

Es importante volver a hábitos saludables unos días antes de la vuelta. Como, por ejemplo: hacer deporte, comer sano o dormir bien. Estos hábitos te ayudan con los niveles de energía y a estabilizar tu estado emocional.

Procura desconectar.

Cuando termine tu jornada laboral, no te lleves trabajo a casa (ni siquiera en tu cabeza). Organiza y gestiona tu tiempo de manera que establezcas tareas urgentes, prioritarias, delegar o suprimir. 

Es importante gestionar estas emociones a la vuelta de vacaciones, ya que puede suponer que, si no, este síndrome se alargue hasta 3 semanas después de las vacaciones. Incluso en ocasiones de un clima laboral complicado, puede llegar a derivar en un principio del síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado, del cual hablaremos próximamente.

Trabajar durante todo el año la tolerancia a la frustración te ayudará mucho en casos como estos.

Sara Torres Cortés
Sobre Sara Torres Cortés: Responsable de Carreras Profesionales en Fundesem...
Ver más artículos de este autor
LinkedIN
Facebook
Twitter
Youtube