FBR - Cómo construir la estrategia digital de una empresa

Cómo construir la estrategia digital de una empresa

Fundesem Business School

Publicación
Publicado el
18 de Noviembre de 2016
Cuatro letras, una estrategia

La estrategia digital de una empresa es vital para cualquier compañía en el siglo XXI. Es el camino que se toma a través de internet para, con una serie de prácticas previamente definidas, lograr el objetivo último de la empresa: dar a conocer su nombre y captar clientes. Llegar al consumidor final es la meta de toda estrategia digital que se precie, para lo que será indispensable elegir correctamente el canal utilizado, conocer dichas herramientas y estructurar así una campaña que materialice la estrategia.

Para construir de forma tangible la estrategia digital de una empresa hay que definir acciones concretas basadas en los clientes y en el conocimiento de cómo interactúa el modelo de negocio con el consumidor. En la publicidad, los medios sirven para llegar al mercado; en marketing digital, el medio es el mercado. Los datos de clientes y potenciales consumidores constituyen un mercado en sí mismo, y los medios y canales seleccionados son una parte fundamental del proceso de planificación estratégica.

Los avances han evolucionado el panorama en las comunicaciones en los últimos años, y han apoyado el avance del marketing directo, con la explosión de los medios electrónicos, en particular internet. La planificación de medios, por tanto, es cada vez más complicada debido no sólo a la aparición de nuevos formatos, sino también a la cantidad de soportes posibles.

El inicio de internet creó un aluvión de campañas cuyo fin era lograr la máxima visibilidad posible. La competencia y la madurez de los usuarios han cambiado también los objetivos: no se trata de alcanzar a un gran número de personas, sino de provocar acción en ellas. Una campaña no será buena si no consigue motivar la acción, ya que el hecho de que una empresa sea visible no implica necesariamente que sea atractiva. Ya no importa el número de visitas de una web, sino el de usuarios registrados, de la misma forma que lo relevante en una campaña son las conversiones, y no su reach.

Un sencillo esquema es suficiente para determinar los pasos de una estrategia digital: AIDA. Este acrónimo recoge las cuatro fases que deberá seguir una compañía para expandir su marca y captar clientes en internet: atraer la Atención, despertar el Interés, crear un Deseo y estimular una Acción. Sería un error basar la estrategia en una amplia inversión únicamente para atraer la atención si posteriormente no se busca la acción consiguiente.

Cuando se pretende que un mensaje provoque acción, hay que tener presente qué es lo que se le pide al cliente y qué se le ofrece a cambio. El cliente tiene una sobreexposición de información y tiende a ser reticente a sentirse target de un vendedor, pero no deja de ser un consumidor potencial. Basarse en una creatividad y un mensaje acertado es importante, sobre todo orientando ambas a la persuasión y la acción. De hecho, el momento actual del mercado lleva a las empresas a buscar más que la simple compra, a ir un paso más allá de la consecución de la acción: se busca ganar un cliente, seducir y motivar a quien consuma un producto o servicio. En definitiva, convertir a la empresa en el mejor proveedor posible.

 

Fundesem Business School
Sobre Fundesem Business School: La vocación de servicio al tejido empresarial alicantino ha distinguido la trayectoria de Fundesem Business School (FBS). Fundesem es un referente para el empresariado. Además apuesta por una formación avanzada, basada con éxito a los desafíos ...
Ver más artículos de este autor
LinkedIN
Facebook
Twitter
Youtube